La Sentencia.

Hay que ir adelante, avanzar. Cuando te encuentres un traidor llámale traidor. Cuando te encuentres un ladrón, llámale ladrón. Cuando te encuentres un cobarde, llámale cobarde. Siempre adelante, hasta encontrar el sepulcro del hombre que nos va a rescatar en los luceros. Miguel de Unamuno.

domingo, 16 de julio de 2017

Una de las dos Españas ha de...

Recuerdo con nostalgia los tiempos cuando se echaba en los cines la película Quadrophenia. Con sus luchas entre los rockers y los mods, allá en las playas de Brighton, y que hizo reproducirse esas peleas por toda Europa. Supongo que para desconcierto y perplejidad para los seguidores de otros estilos musicales o de los que preferían escuchar todo tipo de música pero sin tanta pasión.

Ahora preveo que en España dentro de poco se va a producir una rivalidad parecida. De un lado estarán los afines a Pablo Hasél y sus raps, y por otro los seguidores de Taburete, el grupo del que forma parte el hijo de Luis Bárcenas. Al margen quedarán los demás, como los que gustan escuchar a Enrique Iglesias y ser estafados de mala manera como sucedió hace poco en Santander.

Está visto que de nuevo vamos a las dos Españas. Yo mientras tanto esperaré a que pase el calor para rescatar mi parka mod y así tomar partido.

lunes, 10 de julio de 2017

Patton.

Al parecer en los Estados Unidos todos los perros que acompañan a unidades militares tienen rango superior a los soldados que acompañan. De esa forma, supuestamente se evita maltrato y desprecio de esos soldados hacia los cánidos.

No sé si será muy efectiva esa medida, ya que lo que solemos saber del ejército estadounidense es a través de películas y telediarios, y jamás recuerdo haber visto perro alguno. Y mira que Hollywood ha usado a los perros absolutamente para todo.

El que parece haberlo llevado más a rajatabla la medida es el propio presidente Trump, cuyo perro se llama Patton, como el general legendario.

Me pregunto cómo llevarán la disposición los soldados musulmanes alistados, ya que los musulmanes no son muy proclives al cariño con los perros, aunque no creo que la obediencia sea extensiva a todos los campos, porque en ese caso la VI flota ya hubiera sido desplegada contra los gatos de todo el mundo.

Volviendo a España...¿cuál será el rango de la cabra de la legión?

miércoles, 5 de julio de 2017

Sospechoso.


Sospechoso, muy sospechoso. Acaba de pasar la semana del orgullo gay, con ingentes masas de nacionales y extranjeros.  Apiñados en las calles de Madrid, miles de personas.

Vamos, un blanco de lo más fácil para un atentado islámico. Hasta el susto que provocaría una bolsa de papel explotada con las manos provocaría una estampida mortal.

Y no ha sucedido nada, salvo alguna que otra borrachera y alguna pelea entre los asistentes.

Sospechoso porque mientras que en varios países europeos se han producido ataques de lobos más o menos solitarios, aquí no ha pasado nada.

Se comienza a barruntar que el terrorismo islamista comienza a considerar España como un santuario y refugio, donde no conviene atentar y donde sus elementos encontrarían refugio antes y después de cometer sus atentados.

Más o menos como sucedía en los años más negros de ETA con Francia. Pero no puede ser algo que nos alegre. El día en que esto les deje de convenir, sabrán todos los puntos débiles del país, que son muchos, estarán infiltrados en todos los ámbitos y será difícil, muy difícil extirparlos. Tal vez otros 781 años.

domingo, 25 de junio de 2017

Maternidad.

Compleja y controvertida se presenta una regulación de la maternidad subrogada.
A estas alturas intentar prohibirla sin más es como querer poner puertas al campo. Ya no hay quien lo pare. La legislación nacional que lo intente sólo provocará que los ricos puedan acudir a países donde esté permitida, provocado un inmenso agravio comparativo.

Además se añade el problema del, cada vez más creciente, número de embriones fecundados que no han sido empleados para su destino original. Si pudieran hablar supongo que dirían que prefieren ser empleados en cualquier pareja infértil antes que ser exterminados sin más.

Ahora mismo la maternidad subrogada sale por un riñón, y sólo se me ocurre que el Estado podría promover un registro de madres de alquiler que por un módico precio, estuvieran dispuestas a soportar los nueve meses del embarazo y a declinar cualquier futura reclamación sobre el bebé.

¿Pero qué tal si todo se acompaña de ayudas de todo tipo para las parejas que se deciden a adoptar a un niño ya nacido? El embrión congelado puede esperar algún tiempo, el niño ya nacido no.

Sea como sea, mala solución tiene el asunto.

lunes, 19 de junio de 2017

Atropello.

Mientras escribo esto, estoy recibiendo las primeras informaciones acerca de un nuevo atropello en Londres. La novedad es que esta vez ha sucedido a la salida de una mezquita, por lo que todo parece indicar que se ha tratado de una devolución de la moneda.

Pero extraña que el autor haya elegido un domingo y no un viernes, día en que los musulmanes acuden en masa a sus mezquitas, y en el que por tanto, las probabilidades de masacre aumentan, pero por otra parte estamos en pleno Ramadán, por lo que en estas noches la afluencia es mayor. Es todo una incógnita.

Lo que parece claro es que si se trata de una venganza tan sólo va  a servir para que el conductor, que ha sido detenido, se haya quedado a gusto. No parece que futuros terroristas vayan a desistir por sucesos como éste. Los terroristas islamistas no suelen tener muchos remilgos a la hora de llevarse por delante cristianos o musulmanes, por lo que hasta les venga bien para sentirse ligeramente legitimados y para en el futuro tener cantera para retirar a los jubilados o caídos en "accidente laboral".

Pero a estas alturas, en que no se sabe nada, tampoco descartaría que fuera musulmán el autor de la embestida. Eso sí, si el conductor de furgoneta supongo, tal vez ilusamente, que también cabe que se trate de un caso aislado, de un perturbado mental o simplemente un desvanecido por esto del calor, que en Londres también lo hace.

domingo, 11 de junio de 2017

Echevarría.

No ha faltado mucho para que aparecieran usuarios de las redes sociales criticando y mofándose de la acción de Ignacio
Echevarría en Londres.

Supongo que muchos de ellos, aprovechándose del anonimato cobarde, tan sólo buscan provocar, zaherir y enconar el personal, y tal vez ni debiera escribir esto para no darles la razón, pero con total seguridad esto no llegará hasta ellos, así que no hay problema.

Otros tan sólo se basarán en la actitud pragmática y economicista, que les viene a decir que si era seguro que la policía iba a llegar en unos momentos y mejor armados, ¿a qué meterte en follones? Mejor haber grabado el apuñalamiento, haber ganado un dineral en internet con ello y haber donado el pastizal a una ONG de las que hay en el mercado. Actitud que recuerda a la de Judas con el perfume de la prostituta.

Si Echevarría hubiera logrado su objetivo ahora sería más héroe todavía, los primeros estarían callados como ratas y los segundos estarían criticando los riesgos que habría asumido (esos nunca logran callarse)

Sinceramente creo que Ignacio hizo bien siguiendo a su instinto, que durante unos segundos se estuvo quedando bien a gusto, y que tan sólo le critico el gusto a la hora de elegir afición. ¿Por qué elegir eso del  monopatín pudiendo haberse dedicado a la caza mayor y haber estado en esos momentos paseando por Londres con un rifle de buen calibre? Una lástima.

domingo, 4 de junio de 2017

Policía británica.

Recuerdo que no hace mucho el Athletic de Bilbao era el único equipo de Primera División que no contaba con jugadores extranjeros en sus filas, más aún tan sólo lo podían hacer jugadores vascos. Pero las condiciones fueron cambiando y los demás equipos pasaron de tener tan sólo dos jugadores foráneos a poder tener tres y después ya sin límite.

El Bilbao se vio en la tesitura de transigir o sucumbir. Optó por lo primero y hoy compite dignamente contra todos los grandes.

Algo así tiene que suceder en el Reino Unido. Hasta ahora su policía, tanto a nivel estatal como local, se mostraba orgullosa de no portar armas, y más o menos controlaba la situación, incluso soportando la presión a la que le sometía el IRA. Pero ahora la situación ha cambiado drásticamente. Tiene el enemigo en casa. En cualquier momento y lugar puede surgir el adversario, y armado de forma impensable, y la respuesta tiene que ser rápida y sobre todo, contundente.

A la policía británica no le va a quedar más remedio que ser como las demás: Armada hasta los dientes. Una vez erradicado el peligro, y hasta que surja otro, pues que dejen la pistola en casa.