La Sentencia.

Hay que ir adelante, avanzar. Cuando te encuentres un traidor llámale traidor. Cuando te encuentres un ladrón, llámale ladrón. Cuando te encuentres un cobarde, llámale cobarde. Siempre adelante, hasta encontrar el sepulcro del hombre que nos va a rescatar en los luceros. Miguel de Unamuno.

domingo, 25 de junio de 2017

Maternidad.

Compleja y controvertida se presenta una regulación de la maternidad subrogada.
A estas alturas intentar prohibirla sin más es como querer poner puertas al campo. Ya no hay quien lo pare. La legislación nacional que lo intente sólo provocará que los ricos puedan acudir a países donde esté permitida, provocado un inmenso agravio comparativo.

Además se añade el problema del, cada vez más creciente, número de embriones fecundados que no han sido empleados para su destino original. Si pudieran hablar supongo que dirían que prefieren ser empleados en cualquier pareja infértil antes que ser exterminados sin más.

Ahora mismo la maternidad subrogada sale por un riñón, y sólo se me ocurre que el Estado podría promover un registro de madres de alquiler que por un módico precio, estuvieran dispuestas a soportar los nueve meses del embarazo y a declinar cualquier futura reclamación sobre el bebé.

¿Pero qué tal si todo se acompaña de ayudas de todo tipo para las parejas que se deciden a adoptar a un niño ya nacido? El embrión congelado puede esperar algún tiempo, el niño ya nacido no.

Sea como sea, mala solución tiene el asunto.

lunes, 19 de junio de 2017

Atropello.

Mientras escribo esto, estoy recibiendo las primeras informaciones acerca de un nuevo atropello en Londres. La novedad es que esta vez ha sucedido a la salida de una mezquita, por lo que todo parece indicar que se ha tratado de una devolución de la moneda.

Pero extraña que el autor haya elegido un domingo y no un viernes, día en que los musulmanes acuden en masa a sus mezquitas, y en el que por tanto, las probabilidades de masacre aumentan, pero por otra parte estamos en pleno Ramadán, por lo que en estas noches la afluencia es mayor. Es todo una incógnita.

Lo que parece claro es que si se trata de una venganza tan sólo va  a servir para que el conductor, que ha sido detenido, se haya quedado a gusto. No parece que futuros terroristas vayan a desistir por sucesos como éste. Los terroristas islamistas no suelen tener muchos remilgos a la hora de llevarse por delante cristianos o musulmanes, por lo que hasta les venga bien para sentirse ligeramente legitimados y para en el futuro tener cantera para retirar a los jubilados o caídos en "accidente laboral".

Pero a estas alturas, en que no se sabe nada, tampoco descartaría que fuera musulmán el autor de la embestida. Eso sí, si el conductor de furgoneta supongo, tal vez ilusamente, que también cabe que se trate de un caso aislado, de un perturbado mental o simplemente un desvanecido por esto del calor, que en Londres también lo hace.

domingo, 11 de junio de 2017

Echevarría.

No ha faltado mucho para que aparecieran usuarios de las redes sociales criticando y mofándose de la acción de Ignacio
Echevarría en Londres.

Supongo que muchos de ellos, aprovechándose del anonimato cobarde, tan sólo buscan provocar, zaherir y enconar el personal, y tal vez ni debiera escribir esto para no darles la razón, pero con total seguridad esto no llegará hasta ellos, así que no hay problema.

Otros tan sólo se basarán en la actitud pragmática y economicista, que les viene a decir que si era seguro que la policía iba a llegar en unos momentos y mejor armados, ¿a qué meterte en follones? Mejor haber grabado el apuñalamiento, haber ganado un dineral en internet con ello y haber donado el pastizal a una ONG de las que hay en el mercado. Actitud que recuerda a la de Judas con el perfume de la prostituta.

Si Echevarría hubiera logrado su objetivo ahora sería más héroe todavía, los primeros estarían callados como ratas y los segundos estarían criticando los riesgos que habría asumido (esos nunca logran callarse)

Sinceramente creo que Ignacio hizo bien siguiendo a su instinto, que durante unos segundos se estuvo quedando bien a gusto, y que tan sólo le critico el gusto a la hora de elegir afición. ¿Por qué elegir eso del  monopatín pudiendo haberse dedicado a la caza mayor y haber estado en esos momentos paseando por Londres con un rifle de buen calibre? Una lástima.

domingo, 4 de junio de 2017

Policía británica.

Recuerdo que no hace mucho el Athletic de Bilbao era el único equipo de Primera División que no contaba con jugadores extranjeros en sus filas, más aún tan sólo lo podían hacer jugadores vascos. Pero las condiciones fueron cambiando y los demás equipos pasaron de tener tan sólo dos jugadores foráneos a poder tener tres y después ya sin límite.

El Bilbao se vio en la tesitura de transigir o sucumbir. Optó por lo primero y hoy compite dignamente contra todos los grandes.

Algo así tiene que suceder en el Reino Unido. Hasta ahora su policía, tanto a nivel estatal como local, se mostraba orgullosa de no portar armas, y más o menos controlaba la situación, incluso soportando la presión a la que le sometía el IRA. Pero ahora la situación ha cambiado drásticamente. Tiene el enemigo en casa. En cualquier momento y lugar puede surgir el adversario, y armado de forma impensable, y la respuesta tiene que ser rápida y sobre todo, contundente.

A la policía británica no le va a quedar más remedio que ser como las demás: Armada hasta los dientes. Una vez erradicado el peligro, y hasta que surja otro, pues que dejen la pistola en casa.

domingo, 28 de mayo de 2017

Ahitofel.

Vaya, cómo cambiaría en general la política si todos se la tomaran como lo hizo Ahitofel.

Este personaje bíblico era un trásfuga en toda la regla. Abandonó al rey David y se puso de asesor de su hijo Absalón, que había derrocado a su padre y buscaba su exterminio total.
Estando acorralada la tropa de David, Ahitofel sugirió a Absalón que aprovechara la ocasión y atacara para acabar con ellos.

Sin embargo, David había infiltrado a Husai, que se había colocado como asesor de Absalón, pero sin embargo colaboraba con el rey depuesto. Husai sugirió a Absalón esperar y no atacar, porque seguramente David no estaría con su tropa y la batalla no serviría de nada. Consejo que Absalón tuvo por mejor.

Ahitofel no se conformó con dimitir o poner su cargo a disposición del rey. Se calló, se fue a su casa y se ahorcó. No se andaba con chiquitas el tal Ahitofel. Ni siquiera se conformó con formar una corriente minoritaria. Se quitó de en medio por la vía rápida.

Ay, si todos fueran como Ahitofel.

domingo, 21 de mayo de 2017

And the winner is...

Desde luego es tener mala suerte.

Que después de ser defenestrado, consigas en unas primarias ser elegido por los afiliados hacerte con la Secretaria General del partido, y que justo cuando acaba el recuento, se acabe la liga y todo el mundo esté más pendiente del campeón que de tu triunfo, es tener desventura.

La militancia, que no coincide con la masa votante, ha optado por la supuesta radicalidad. Más de un votante de los de toda la vida, pero no afiliado, en las próximas elecciones se quedará en casa antes de darle su voto a Iglesias. Cosas de la coherencia.

Y mientras Rajoy esperando a que escampe, Díaz con el rabo entre las piernas, López pensando en la prejubilación, Iglesias relamiéndose, Garzón mesándose los cabellos, y Sánchez pensando que, ya puestos, podía haber ganado la liga el Barça.

domingo, 14 de mayo de 2017

¿No quieres caldo....

Desde luego no se puede decir que el antiguo pueblo de Israel se distinguiera por sus muchas luces. Vemos como Samuel, que había prestado grandes servicios al pueblo y el monarca, tuvo la debilidad de nombrar a sus hijos Joel y Abías, como jueces de Israel. Y los nuevos jueces pronto se caracterizaron por su codicia, propensión a recibir sobornos y pervertir el derecho según les convenía.

Se hartó pronto el pueblo de ello y pidieron a Samuel nada menos que la monarquía. Vamos, el sistema ideal para evitar el problema que les había llegado.

Aunque más curiosa es la respuesta de Samuel que, viendo que se les acababa el chollo a sus vástagos, no tuvo reparo en proclamar que Jehová no le agradaba el asunto.

Pero muy mal debió ver el cariz del asunto, porque transigió Samuel y ungió a Saúl, que los años venideros tampoco dejaron en muy buen lugar, y tampoco los diversos reyes que le sucedieron dejaron en buen lugar a la institución salvo honrosas excepciones, aunque también es de justicia (y más hablando de jueces) que tampoco es que los gobernados se lo pusieran fácil. Con razón se dice aquello de que cada pueblo tiene el gobernante que se merece.