La Sentencia.

Hay que ir adelante, avanzar. Cuando te encuentres un traidor llámale traidor. Cuando te encuentres un ladrón, llámale ladrón. Cuando te encuentres un cobarde, llámale cobarde. Siempre adelante, hasta encontrar el sepulcro del hombre que nos va a rescatar en los luceros. Miguel de Unamuno.

sábado, 26 de marzo de 2011

En cierta oportunidad llegó frente a la casa del gobierno de un país una manifestación numerosa reclamando por puestos de trabajo. Aquellos desocupados  reclamaron y reclamaron hasta que salió el propio presidente de la nación.

Cautelosamente el presidente se acercó a los manifestantes y dijo: " Deben comprender que es muy complejo resolver la situación laboral de todos los presentes, pero voy a mostrar mi voluntad para solucionar este problema dando trabajo hoy a uno de ustedes".

Enseguida llamó a su lado a uno de los que reclamaban, colocó su mano en el hombro de él y le dijo: "¡Ya tienes trabajo!".

Entonces el hombre se quejó: "¡Habiendo tantos, justo me vino a elegir a mí!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada