La Sentencia.

Hay que ir adelante, avanzar. Cuando te encuentres un traidor llámale traidor. Cuando te encuentres un ladrón, llámale ladrón. Cuando te encuentres un cobarde, llámale cobarde. Siempre adelante, hasta encontrar el sepulcro del hombre que nos va a rescatar en los luceros. Miguel de Unamuno.

martes, 14 de diciembre de 2010

Justos.

Es uno de los contratiempos de ser alguien famoso. Eres un artista, todo el mundo te reconoce por ello. Te ganas la vida con tu profesión y eres valorado.

Pero un día cualquiera estás haciendo algo que no tiene que ver con tu trabajo. Has ido al velatorio de otro artista al que tú conocías, apreciabas y por lo tanto te sientes por los suelos. En esos momentos sale de la nada un periodista, micrófono en ristre y te espeta un:
-"Fulanito, cómo te sientes en unos momentos así".

Y tú, que no te lo esperas y por tanto no tienes nada preparado, sueltas la consabida retahíla de frases hechas para estas ocasiones. Pero en un descuido se te escapa una "perla":
-"Ayudaba a las causas justas. Siempre echaba una mano a su familia y a sus amigos".

Y, claro, eso explica porque en este país todos nos creemos justos.

Pero luego llega el otro extremo. Rajoy es interpelado acerca de lo que va a votar su partido sobre la prórroga o no del Estado de Alarma a cuenta de otra posible huelga encubierta de los controladores aéreos. Y el gallego, para no pillarse los dedos, salen con un ni sí ni todo lo contrario. Y el personal se queda con la duda de si todo dependerá de que el jefe de la oposición tenga que volar o no durante esta Navidad.

Y sucede que todos creen que Rajoy es algo justito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada