La Sentencia.

Hay que ir adelante, avanzar. Cuando te encuentres un traidor llámale traidor. Cuando te encuentres un ladrón, llámale ladrón. Cuando te encuentres un cobarde, llámale cobarde. Siempre adelante, hasta encontrar el sepulcro del hombre que nos va a rescatar en los luceros. Miguel de Unamuno.

lunes, 3 de enero de 2011

Los magos.

Pocas pistas da la Biblia acerca de los reyes magos. No indica el número, así que hay leyendas que hablan desde tres hasta cuarenta. El que sólo llevaran tres regalos no lleva a concluir que eran sólo tres. Es de prever  que más de uno iba con las manos vacías, para llevar los bultos ya estaban los pajes. Cuando los reyes actuales intercambian regalos con los diversos jefes de estado no se bajan del avión con el paquete en la mano. Sólo en el preciso momento de hacer entrega del obsequio éste aparece en sus manos, y podría asegurar que también hasta ese momento ignoran de qué se trata.

Tampoco se dice que sean reyes, sólo magos, una especie de casta sacerdotal pagana, así que no queda muy clara su legitimidad real, se podría decir que tienen algo de usurpadores. En cambio sí se  dice que venían de fuera, vamos, que no habían nacido en Israel, del Este de Israel concretamente.

Eso sí, queda la conclusión de que estuvieron a punto de provocar el desastre. Su colega Herodes (porque también era rey) les somete a un interrogatorio, y ellos cantan de pleno hasta lo que no se les pregunta, así que inconscientemente pusieron sobre aviso a Herodes acerca de la llegada del Mesías. Hecho que posteriormente provocaría la matanza de los inocentes.

Más hábiles fueron los pastores que no quisieron comentar ni preguntar ante Herodes. Y un ángel tiene que pedirles a los magos que no la líen más, y se vuelvan a su tierra por otro camino, no vayan a provocar otra masacre con sus preguntas indiscretas. Es que era abrir la boca y empezar a correr la sangre.

Aunque sus regalos consistieron en oro, incienso y mirra, sólo el oro fue presente de cierta enjundia, y no debió consistir en una cantidad de consideración, porque más tarde leemos que San José tuvo que seguir trabajando. Ahí tenemos el antecedente del cheque-bebé recién suprimido.

Así que viendo el parecido entre un elefante metido en una cacharrería con el proceder de los egregios magos por las tierras de Israel, me permito aportar una teoría más a todo lo que se ha escrito sobre ellos: Eran Borbones, fijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada