La Sentencia.

Hay que ir adelante, avanzar. Cuando te encuentres un traidor llámale traidor. Cuando te encuentres un ladrón, llámale ladrón. Cuando te encuentres un cobarde, llámale cobarde. Siempre adelante, hasta encontrar el sepulcro del hombre que nos va a rescatar en los luceros. Miguel de Unamuno.

lunes, 2 de mayo de 2011

Tropezando con la misma piedra.

Cuando la Teología explica como puede ser que Dios mismo creara al Diablo, responde que no fue así, que Dios lo que creo que un ángel puro, perfecto y sin tacha, pero que más tarde la ambición, la envidia y la perfidia le pudo y se convirtió en Satanás.


Supongo que eso mismo pensará la CIA cuando vea que Noriega, Ben Laden , Humam Jalil Abu-Mulal al-Balawi-el jordano contratado por los americanos en Afganistan y que luego provocó una matanza en una bases- (o incluso se habla de que lo fue Fidel Castro) que fueron financiados, formados y dirigidos por la Central de Inteligencia, se pasaron al enemigo o directamente empezaron a trabajar por libre.


Dirán que ellos buscaron gente con un perfil aceptable, libres de la contaminación comunista, islamista y supuestamente inmunes a las tentaciones del dinero, el sexo o el poder. Pero evidentemente les salieron ranas.


Vista la Historia todo hace suponer que Dios cambió rápidamente de jefe de personal y debió tomar para él las funciones de elegir a su personal y encomendar las misiones, porque no se ha vuelto a oír de ninguna nueva traición angelical.


Pero no así los EE.UU. que una y otra vez han vuelto a tropezar con la misma piedra. Todos y cada uno de los presidentes estadounidenses han jurado, juran y jurarán sobre la Biblia, pero ninguno aprende de ésta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada