La Sentencia.

Hay que ir adelante, avanzar. Cuando te encuentres un traidor llámale traidor. Cuando te encuentres un ladrón, llámale ladrón. Cuando te encuentres un cobarde, llámale cobarde. Siempre adelante, hasta encontrar el sepulcro del hombre que nos va a rescatar en los luceros. Miguel de Unamuno.

domingo, 19 de mayo de 2024

 Parece ser que el helicóptero en el que viaja el presidente de Irán ha sido localizado. Asimismo, las autoridades persas han informado de que no hay señales de vida.

Ya es de prever que va han dar igual los años que tuviera el aparato, la climatología del momento, que el piloto hubiera podido evitar el accidente con su pericia, que a algún mecánico se le haya pasado apretar alguna que otra tuerca o que el el helicóptero llevara el combustible suficiente.

La culpa va a ser de Israel, de alguna manera el omnipresente Mossad se las habrá ingeniado para que el aparato se haya venido abajo con su preciada carga.

Claro que el viaje del dirigente iraní era la inauguración de una presa, así que tampoco habría que descartar la autoría de un atentado perpetrado por la sucursal en Irán de Ecologistas en Acción. Esa gente es muy capaz de tal felonía.

miércoles, 8 de mayo de 2024

Destino final.

 Hace unos diás, me encontré en el suelo con este papel. No pude por menos que pensar que el humilde papelito había desempeñado un rol parecido al Moisés de la Biblia, y al de tantos líderes y guías a lo largo de la historia.

Encabezar, dirigir y encaminar a las multitudes hacia una mejor vida y un destino glorioso, para luego quedarse ellos mismos fuera del objetivo.

Claro que muchos de esos “salvadores” a menudo han llevado a sus rebaños al desastre final, y ellos se han quedado a salvo.

Como no sabía si la nota había conseguido que lo que indicaba había acabado en el punto limpio, quise echarla una mano, y la arrojé a un contenedor de papel, donde, tal vez, se encuentre con aquellos a los que acompañaba al destino final.


martes, 30 de abril de 2024

Refrenda, que algo queda.

Después de lo visto los últimos días, parece que se avecina una nueva reforma de la Constitución Española.

La primera fue para permitir que ciudadanos de otros países europeos pudieran ser elegidos en las elecciones europeas. Cambio de no mucha enjundia.

La segunda, más importante, fue garantizar que España pagará sus deudas ante terceros, obligando a la estabilidad presupuestaria y dando prioridad a esos pagos frente cualquier otra necesidad.

Y la tercera ya la tenemos en ciernes. Hasta ahora, los actos del rey deben ser refrendados por el presidente del gobierno o el ministro correspondiente, dependiendo del acto en cuestión. Haciendo que el presidente sea inocente de todo perjuicio causado a la nación por su cometido.

A partir de ahora, el rey deberá refrendar los actos del presidente el gobierno. Y si todo va mal, el responsable último será el rey, que será informado en una entrevista sorpresiva y a traición.


martes, 23 de abril de 2024

Legislación.

 Es muy curioso el criterio que tiene este gobierno a la hora de interpretar aquello de que la ley es igual para todos.

Así, cuando ya nos vamos habituando a que las normas no son iguales para hombres y mujeres (y que hacen que muchos hombres cambien de bando para evitar la discriminación patente), ahora nos sale con que los plazos que establecen la prescripción de los delitos no son aplicables en el caso de abusos dados dentro de la iglesia.

A este paso nos encontraremos con una legislación que imponga las condenas en función de lo que haya votado el acusado, y así, cuando más escorado a estribor esté uno, más liviana será la pena, llegando al indulto si se acreditan los suficientes méritos ideológicos.

domingo, 14 de abril de 2024

Paro.

 Hay algo que no me cuadra en la propuesta de Yolanda Díaz acerca de la nueva regulación del despido que propone.

Supuestamente lo dificultaría y haría más complejo el despedir al empresario, pero también propone que a la hora de indemnizar, se tendría en cuenta las circunstancias personales de cada trabajador. Y se tendría en cuenta el daño que sufriría el despedido en función de sus factores personales.

Así que ya me imagino a los empresarios contratando exclusivamente solteros, que vivan con sus padres, sin hijos ni pareja, y, a poder ser, con algo de ahorros para ir tirando hasta que encuentren otro trabajo.

Eso, por no hablar de la reticencia de los empleadores a la horar de contratar. Sucedería algo que pasa con los alquileres. Si el empresario ve el hacerse con un nuevo trabajador como un riesgo indudable, se lo va a pensar, y mucho, antes de tomar la decisión. Lo cual no va a aliviar los números del paro.

martes, 9 de abril de 2024

Soberanía compartida.

Hace tiempo escuché, y repetidamente, que una familia humilde se reunió para comer. Antes de comenzar, la madre se atrevió a orar, y en su oración, tuvo la ocurrencia de decir que esa comida no se la merecían.

El padre, que, para ganar ese pan, se dejaba los lomos día a día, tuvo un ataque de furia. Vociferó que ¡Cómo que no se merecían ese pan!

Agarró la olla con la pitanza, y la arrojó por la ventana, espantando a su familia y vecinos del inmueble.

Supongo que, de ahí en adelante, la buena mujer, cuando orase, recalcaría que lo que iban comer era el pan NUESTRO. Vamos, con derecho a uso y disfrute de la familia. Si no, los ayunos iban a ser prolongados.


martes, 26 de marzo de 2024

Rogativas.

 Realmente la biblia no da muchas pistas acerca de cómo funciona al administración ahí arriba. Son millones de creyentes de todo el mundo haciendo peticiones, agradecimientos, lamentos, alabanzas, etc. y todo ello en gran cantidad de idiomas, a todas horas y en todo tipo de formatos.

Así que no acabo de comprender cómo cada Semana Santa se repiten las imágenes de participantes en procesiones cuando ven que las lluvias arruinan el salir de los pasos.

Alguien les tendría que decir que hace solo unas semanas, se podían ver procesiones cuya motivación era pedir que llegaran las lluvias para aliviar la sequía que padecen los campos.

Si el procedimiento administrativo celeste se parece un poco al que impera a ras de tierra, todo llevará su tiempo, su elaboración y sus permisos.

Si se concede autorización para que llueva, habrá que determinar cuándo, dónde y cuánto. Y eso no se puede hacer en un momento. Lleva su protocolo.

Vamos, que ahora llegan las lluvias que pidieron los agricultores hace semanas, y dentro de poco cesarán esas lluvias para desasosiego de agricultores y ganaderos.

Hace falta vigilar los tiempos.